Emily en París 2, entre champán, cursos de francés y teatro | Reseña

Share on facebook
Facebook
Share on telegram
Telegram
Share on twitter
Twitter
Share on pocket
Pocket
Share on reddit
Reddit

Emily in Paris vuelve a Netflix con la segunda temporada y estamos dispuestos a contarte lo que nos parece con esta crítica. ¿Podrá Emily Cooper mantenernos soñando, o debemos saltar al Sena?

Coja su billete de ida a París y descúbralo con nosotros. Si no has visto la primera temporada, este artículo puede contener spoilers.

Revisión de Emily in Paris 2: el estado de la cuestión

Dejamos a Emily en una situación interesante que, sin embargo, se volvió repentinamente incómoda. Convencida de que se marchaba al día siguiente, sin volver a verlo, Emily se entrega a una noche de pasión con el apuesto chef francés Gabriel, ex novio de su querida amiga Camille.

Sin embargo, la vida nos depara muchas sorpresas buenas -o malas-. Al día siguiente, de hecho, Emily se entera de que Gabriel ya no va a salir. La primera temporada termina con ese aterrador y extraño mensaje de Camille: también se ha enterado de que Gabriel se queda en París y quiere hablar con Emily.

Con ese mensaje comienza también nuestra segunda temporada.

Con Gabriel en París, dispuesto a hacer realidad su sueño, Emily tendrá que lidiar con Camille, aún ignorante de su noche de pasión. Como puedes imaginar, tampoco faltarán los problemas en el ámbito laboral y lingüístico

Una identidad lingüística más viva y nuevos personajes

Empecemos por los elementos que apreciamos de esta nueva temporada de Emily in Paris. En comparación con la primera temporada, los personajes por fin hablan más en francés. Si tienes la oportunidad de ver la serie de Netflix en su idioma original, te darás cuenta de que esta nueva temporada se caracteriza por más cambios de idioma: tenemos el inglés, idioma que permite a Emily no hacer el ridículo, un poco de francés pero también una pizca de italiano y de chino (si recuerdas, nuestra Mindy, la mejor amiga de Emily, es de Shangai).

Nos ha gustado esta nueva incorporación, sobre todo la decisión de Emily de esforzarse más en su curso de francés, idioma que en un momento dado pone en riesgo su carrera -y su dignidad-. Desde el principio, nos preguntamos por qué todos los franceses tenían que hablar en inglés sólo para ella

Como «invitada», en cierto modo, Emily debería esforzarse más en el idioma o, al menos, demostrar que lo intenta. El curso de francés en el que participará nuestro protagonista también resultará ser un lugar de cambio.

No, desgraciadamente no se trata de cambios lingüísticos: el francés de Emily está, de hecho, cada vez más oxidado. Hablamos de otros cambios… ya te haces una idea, ¿verdad? Aquí Emily tiene la suerte de conocer a Alfie, un banquero británico que ha ido a parar a París por motivos de trabajo y al que su empresa obliga a tomar clases de francés

Al principio, la relación entre ambos será bastante complicada pero, con el tiempo -y unas cuantas copas de cerveza de más-, aprenderán a apreciarse mutuamente. Lo que apreciamos de este nuevo personaje es su personalidad: probablemente le habrías dado una patada en la cara al principio.

Pero más adelante se nos explica por qué Alfie es tan tímido, solitario e incluso demasiado racional. Es el clásico «nunca juzgues un libro por su portada» (una portada muy encantadora, debemos decir) que afortunadamente, con el tiempo, nos ofrece explicaciones más profundas y realistas

Drama forzado y confusión

emily-en-paris-temporada-2-orgoglio-nerd

Hay poco que sea realista en esta nueva temporada. Ya lo dijimos el año pasado con la primera temporada: Emily in Paris es un producto sencillo, cuyo objetivo es entretener al espectador sin ofrecer demasiado. La trama es clásica y fácil de seguir, tanto que podrías hacer mil cosas mientras tanto y seguir el ritmo.

Por eso es necesario añadir confusión y dramatismo, para hacer las cosas más interesantes e intrigantes. No nos molestan, pero en esta ocasión han sido demasiado forzados y exagerados. En particular, nos referimos a la relación que se desarrolla entre Emily y Gabriel y a todo el drama que rodea la relación entre Emily, Camille y Gabriel

Apreciamos a Gabriel en la primera temporada, pero en este nuevo capítulo estuvo plano, incomprensible y sin un objetivo preciso. En varias ocasiones expresó sus sentimientos por Emily, pero nunca hizo nada concreto para poder dar el siguiente paso en su relación con la chispeante estadounidense (no es que ella también se haya comprometido, que quede claro). En cierto modo, seguía pareciendo servil a Camille, que de repente se volvió taimada e infantil.

Entendemos la angustia y también la decepción al enterarse de la verdad, pero en lugar de actuar como una adulta y afrontar la situación con Emily y Gabriel, prefirió actuar como una niña

Emily bien, ¿qué podemos decir? Digamos que hizo un poco de «pescado hervido». Está claro que su corazón está dividido entre Gabriel y Camille, entre el chico por el que dice sentir algo y la amiga francesa que la recibió con los brazos abiertos en la ciudad, en su vida y en su familia.

Sin embargo, Emily y la confusión son los mejores amigos. Primero dice una cosa pero luego hace otra. Va por un camino pero, al mismo tiempo, pierde el tiempo pensando en el camino que podría haber tomado. En resumen, la única persona más confundida que Emily somos nosotros, que no podemos seguir su ritmo. Emily es el tipo de persona que puede crearse mil problemas y luego quejarse de ellos.

Sólo actúa cuando no tiene que hacerlo, tiene esa extraña manía de querer arreglarlo todo (Sylvie también lo confirma) pero apenas intenta arreglarse a sí misma, a sus problemas.

Quizá esté claro que somos del equipo Alfie pero, ¿cómo se puede decir que no a esa carita y a ese increíble acento británico? Bromas aparte, lamentamos que el papel de Alfie sea el de rueda de repuesto. Creemos que un personaje así podría haber ofrecido mucho más e incluso habría sido capaz de hacer feliz a Emily, pero a ella le gusta el drama, la confusión y no aprecia la estabilidad mental

En cambio, apreciamos el crecimiento de los personajes secundarios que proporcionan el trasfondo, pero que en realidad roban el espectáculo a nuestro torpe protagonista en varias ocasiones. Tuvimos la oportunidad de ahondar un poco más en la vida pasada de Sylvie, siempre elegante y chic, y conocimos mejor al excéntrico Julien y al estrafalario Luc.

Segunda temporada de Emily en París: ¿cómo terminar la reseña?

Emily-in-Paris-2-exit-orgy-nerd

Con el telón de fondo de un París elegante, que muestra una fotografía muy superior a la de la primera temporada, los extravagantes trajes de Emily en París 2 no logran convencernos. Digamos que es complicado: esta temporada nos ha parecido más interesante que la primera (lo cual es mucho decir). Sin embargo, no podemos superar algunas opciones demasiado forzadas y exageradas.

Ya lo hemos dicho varias veces en esta reseña, Emily in Paris 2 quiere entretenerte y hacerte soñar con todas esas fiestas elegantes y ropa de moda, aderezadas con champán y vacaciones en Saint-Tropez. Sin embargo, a veces es demasiado. Incluso la ropa suele ser demasiado.

No vimos ningún crecimiento personal en el personaje de Emily, lamentablemente sigue siendo la misma que en la primera temporada: sin gloria. Una excéntrica chica americana es catapultada a París, una ciudad con una cultura y un idioma completamente diferentes a los suyos que no se molesta en respetar

Por otro lado, apreciamos la identidad lingüística algo más presente y viva en comparación con la primera temporada y la presencia de algunos personajes, que demostraron haber crecido y madurado, al menos un poco, desde luego más que Emily.

El argumento es sencillo, nada demasiado complicado: en definitiva, incluso con un ojo cerrado podrás seguirlo todo. Emily in Paris es el tipo de serie de televisión que puedes ver si no tienes nada mejor que hacer, que puedes terminar en una tarde y que al día siguiente ya has olvidado la mayoría de los acontecimientos. El final de la temporada insinúa que una tercera temporada podría estar a la vuelta de la esquina.

Esperamos que sea la última y que, al menos ésta, termine con un golpe de efecto: con una Emily más madura, decidida y tenaz. Quién sabe, de momento puedes ver las dos primeras temporadas de Emily in Paris en la plataforma de streaming Netflix

Y vosotros, queridos lectores, ¿a quién elegiréis: al dulce chef francés Gabriel, al encantador banquero inglés Alfie o a una buena botella de champán?

.

More to explorer

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.