Los orígenes de la Peste Negra pueden haber sido revelados

Share on facebook
Facebook
Share on telegram
Telegram
Share on twitter
Twitter
Share on pocket
Pocket
Share on reddit
Reddit

Aunque el caso más reciente y todavía en curso es el que probablemente conocemos mejor, la humanidad se ha enfrentado a pandemias en varios momentos de su historia. Una de las más famosas, la peste negra, aún tiene misterios por desvelar, por ejemplo en lo que respecta a su origen. Un nuevo estudio publicado por investigadores alemanes ha arrojado nueva luz sobre esta enfermedad que diezmó la población europea en la Edad Media

El origen de la Peste Negra

Las nuevas pistas provienen de dos mujeres enterradas en el cementerio de Kara-Djigach, una ciudad no muy lejana a Bishkek, la capital de Kirguistán. Sus tumbas llevan sus nombres (Bačaq para uno de los dos) sin la causa de la muerte, pero otras lápidas del mismo año (1338 o 1339) escriben en cambio «pestilencia», es decir, peste.

Incluso sin la causa escrita de la muerte, los investigadores encontraron en los dientes rastros genéticos de lo que parece ser una cepa ancestral de la bacteria de la peste, Yersinia pestis. Esta hipótesis se ve reforzada por la comparación de los genomas de la peste históricos y modernos, que muestran diferencias probablemente debidas a la evolución del virus.

Un origen hasta ahora oscuro

El origen de la peste, que en la Edad Media mató a entre el 30% y el 60% de la población europea en pocos años, ya se había rastreado vagamente hasta Asia. Se cree que llegó al viejo continente a través de las ratas y sus pulgas, que fueron las responsables de la transmisión a los humanos. Hoy en día, la enfermedad aún persiste en algunas regiones del mundo, pero se trata fácilmente con antibióticos.

Hasta ahora sólo se había planteado la hipótesis de una región de origen más precisa, pero las únicas pruebas genéticas de que disponíamos eran europeas. El nuevo estudio es la primera prueba conocida fuera de Eurasia occidental. Los nuevos datos sugieren, por tanto, que la cepa se originó en la región montañosa de Tian Shan, en la frontera entre Kirguistán y China.

Ahora se plantean otras preguntas: ¿qué extensión tenía la cepa en esta zona antes de 1338? ¿Era la bacteria original o ya una forma evolucionada de otra aún más ancestral? ¿Por qué, a pesar del rico comercio de la Ruta de la Seda, la enfermedad no afectó a Asia en el Este, sino que se extendió a Europa en el Oeste? Como siempre, es necesario seguir investigando, pero ya podemos decir que estamos un paso más cerca de entender la Peste Negra.

More to explorer

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.